¿Qué se hace con los desechos sólidos retenidos por las Biobardas?

Fecha de publicación: 12 / oct. / 2018

El plan piloto de las Biobardas se desarrolló en la aldea El Quetzalito, Puerto Barrios, Izabal. Allí el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales financió la instalación de una planta de procesamiento de los desechos, que incluye la trituración y compactación de los productos, en su mayoría plásticos que son capturados por la Biobarda.

En la trituradora se ingresan todos los PET, de cuyo procesamiento se extrae material para la elaboración de postes para cercos de terrenos. El resto de desechos se colocan en la compactadora, de tal forma que armen pacas que luego son vendidas para su reciclaje o bien para su incineración en los hornos de Cementos Progreso.

En El Quetzalito, la instalación de la planta ha servido para dar trabajo a 15 personas del lugar, generando además desarrollo y crecimiento económico en la aldea. De tener una tienda mal surtida, ahora cuentan hasta con 6 que cuentan con todos los productos de primera necesidad, incluidos exhibidores de bebidas frías como se aprecian en los centros urbanos.

El Quetzalito es solo un plan piloto que está demostrando ser funcional. Por ello el Ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Alfonso Alonzo, trabaja con los alcaldes de las municipalidades del país por cuyos territorios pasan ríos, para que se implementen Biobardas, pero también plantas de procesamiento que sigan el ejemplo de El Quetzalito, un proyecto que ha sido catalogado de ejemplar por varias instituciones mundiales, incluido el Foro Económico Mundial, que ha invitado al mundo a imitar la experiencia de Guatemala.

Para hacer el proceso integral y totalmente funcional, pues estamos conscientes de que las Biobardas no son el 100 por ciento de la solución al problema de la contaminación de los ríos, el Ministro Alonzo también se ha dedicado a promover, a nivel nacional, la instalación de plantas de tratamiento.

Al ser nombrado viceministro encontró 42 plantas de tratamiento en todo el país. Hoy que ya es ministro ha conseguido trabajar con las municipalidades para incrementar ese número a más de 150. Eso sin contar que ya se han elaborado más de 500 estudios de prefactibilidad para la instalación de otras plantas de tratamiento, pues en muchas localidades una planta no es suficiente y deben instalarse varias por la cantidad de población o por la cantidad de comercios o industrias que en ellas existe.