Reforestar para fortalecer los suelos y proteger la recarga hídrica

Fecha de publicación: 07 / jul. / 2021

 

Guatemala, 7 de julio de 2021. Conservar los recursos naturales del país es una prioridad para el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), institución que desarrolla el plan de reforestación 2021, que tiene como meta plantar al menos 500 mil árboles en las cuencas y microcuencas a nivel nacional, con el objetivo de fortalecer las áreas degradadas.

El 7 de julio se conmemora el Día Internacional de la Conservación del Suelo, con el fin de crear conciencia a la población sobre la importancia que tiene para los humanos, animales y plantas, la conservación del suelo. José Ricardo Gálvez, jefe del departamento de Desconcentración y Descentralización de la Gestión Ambiental del MARN, dijo que la reforestación es un pilar fundamental que promueve el Ministerio de Ambiente para cuidar y conservar los suelos, ya que “es importante manejar la integralidad para una buena conservación de los suelos”, indicó Gálvez.

El suelo es un sistema complejo en el que ocurren numerosos procesos químicos, físicos y biológicos para la vida misma y para la agricultura. El uso irracional del suelo genera una alteración de sus propiedades que puede hacer que pierda parcial o totalmente su capacidad de cumplir con su función.

 

 

El MARN recomienda reforestar, no solo como una alternativa para el cuidado de los suelos, sino también, como una opción para reforzar las zonas de recarga hídrica y fomentar las buenas prácticas agrícolas para evitar deterioro de la tierra.

Cuando el suelo se encuentra en condiciones adecuadas para cumplir con su función, la producción es de calidad. Estas son algunas recomendaciones para conservar los suelos:

Proteger la superficie

Una cobertura vegetal protege el suelo contra el golpe de las gotas de lluvia y el arrastre del agua de escorrentía. También aumenta la infiltración del agua en el suelo.

Reducir el largo de la pendiente

Hay varias prácticas que reducen el largo de la pendiente y con eso la velocidad de la escorrentía. También ayudan a aumentar la penetración del agua en el suelo y reducen así la cantidad de suelo perdido por los procesos erosivos.

Reducir la inclinación de la pendiente

Con todos los tipos de terrazas se evita la escorrentía y se aumenta la infiltración del agua en el suelo. Las terrazas, al mismo tiempo, ofrecen una plataforma cultivable.

Incorporar materia orgánica al suelo

Estas prácticas ayudan considerablemente a mejorar la fertilidad del suelo. La materia orgánica se vuelve humus, que funciona como una esponja, lo que favorece la infiltración del agua en el suelo y su retención, la disponibilidad de nutrientes y también la disminución en la escorrentía en el suelo.

 

 

Más noticias: