Desarrollo e implementación de la gestión de los ecosistemas para su resiliencia al cambio climático y prácticas productivas que reduzcan la vulnerabilidad de las comunidades.

  • Al menos 200 hectáreas de bosque natural conservadas mediante el mecanismo de áreas protegidas y programa de inventivos forestales.
  • Sistemas de producción ancestrales y tradicionales, y prácticas de riesgo hidrometeorológicos implementados por organizaciones comunitarias.
  • Inversiones para las prácticas productivas resistentes al clima, desarrolladas por las organizaciones comunitarias en los municipios del área de intervención.

  1.