Contaminantes Orgánicos Persistentes -COP-

Los Contaminantes Orgánicos Persistentes –COP-, son sustancias que poseen propiedades de persistencia en el ambiente, bioacumulación, alta toxicidad y capacidad de transportarse a largas distancias desde la fuente emisora.

El Convenio ha agrupado a los compuestos orgánicos persistentes en: sustancias industriales, Plaguicidas COP y sustancias producidas en forma no intencional.  Las sustancias industriales incluyen al PCB, PFOS y Bromados.

El Convenio expresa que por sus propiedades deben ser eliminados en los países que lo adopten, sin embargo, para algunos se permite la producción y utilización, pero es bajo importantes restricciones y la principal justificación es demostrar que no hay sustancias alternativas que puedan ejercer el control biológico requerido o cualquier aplicación en cuestión.

Estas sustancias han provocado en el país y a nivel mundial daños a los ecosistemas y a la salud de las poblaciones, fundamentalmente en los años en que estos compuestos fueron utilizados en grandes cantidades. Comenzaron a ser severamente restringidas y prohibidas en la década de los 70 a nivel mundial. En muchos países, incluyendo Guatemala, se ha prohibido el uso de los primeros 12 COPs, sin embargo aún se siguen encontrando en el ambiente concentraciones de algunas de ellas, dada su persistencia.