¿De qué se trata?

La respuesta política internacional al cambio climático comenzó en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, en 1992, donde el "Convenio de Río” incluye la adopción de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC). Esta convención establece un marco de acción destinado a estabilizar las concentraciones atmosféricas de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para evitar "interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático". La CMNUCC, que entró en vigor el 21 de marzo de 1994, ahora tiene una membresía casi universal de 195 países.

El principal objetivo de la Conferencia Anual de las Partes (COP) es revisar la implementación de la Convención. La primera Conferencia de las Partes tuvo lugar en Berlín, en 1995, y las reuniones importantes desde entonces han incluido fue la COP-3, donde se adoptó el Protocolo de Kyoto; la COP-11, donde se produjo el Plan de Acción de Montreal; la COP-15, en Copenhague, donde lamentablemente no se dio un acuerdo exitoso para profundizar el Protocolo de Kioto, y en la COP-17, Durban, donde se creó el Fondo Verde para el Clima (Green Fund Climate, por sus siglas en inglés).