Convenio de Rotterdam

El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) a través de la Unidad de Coordinación para el Manejo Ambientalmente Racional de Productos Quimicos y Desechos Peligrosos en Guatemala actúa como Autoridad Nacional Designada de Productos Quimicos, para la implementación de los compromisos nacionales adquiridos por el Estado de Guatemala durante la aceptación y suscripción del Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional.

El Convenio de Rotterdam se aprobó en la Conferencia de Plenipotenciarios celebrada en Rotterdam el 10 de septiembre de 1998. Entró en vigor el 24 de febrero de 2004, al entrar en vigor el Convenio se convirtió en un instrumento jurídicamente vinculante para las Partes.

El 23 de Septiembre de 2009 se aprobó para Guatemala el Convenio mediante el Decreto Legislativo 33-2009 y el 19 de abril de 2010 entro en vigor.

El Objetivo del Convenio es promover la responsabilidad compartida y los esfuerzos conjuntos de las partes en la esfera del comercio internacional de ciertos productos químicos peligrosos con el fin de proteger la salud humana y el medio ambiente frente a posibles daños y contribuir a su utilización ambientalmente racional, facilitando el intercambio de información acerca de sus características, estableciendo un proceso nacional de adopción de decisiones sobre su importación y exportación y difundiendo esas decisiones a las partes.

El Convenio de Rotterdam permite que los estados miembros se alerten mutuamente acerca de posibles peligros. Cada vez que un Gobierno miembro en cualquier parte del mundo toma medidas para prohibir o restringir rigurosamente un producto químico por motivos de salud o ambientales, esta medida se comunica a través de la “Circular CFP (Consentimiento Fundamentado Previo)” que la Secretaría del Convenio distribuye a todos los países miembros cada seis meses. Al asegurar que la información se intercambie de esta manera, el Convenio ofrece una advertencia inicial a los gobiernos, en el sentido de que un producto químico en particular merece un segundo estudio. La Administración del Convenio está a cargo de:

  1. Conferencia de las Partes (COP). Integrado por todas las autoridades de país que han ratificado el instrumento.
  2. Secretaria Ejecutiva del Convenio
  3. Autoridades Competentes (Nacionales)
  4. Puntos Focales (Nacionales)

Guatemala, suscribió el Convenio el 11 de Septiembre de 1998 y lo ratificó el 13 de Octubre de 2009 según Decreto 33-2009. A nivel país, el seguimiento y los compromisos son atendidos por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) como Autoridad Nacional Designada para Productos Quimicos a través de la Unidad de Coordinación para el Manejo Ambientalmente Racional de Productos Químicos y Desechos Peligrosos y el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (MAGA) como Autoridad Nacional Designada para Plaguicidas.