PRESENTACIÓN

La presente Guía para la Elaboración de Planes de Manejo de Microcuencas surge en el marco de los procesos desarrollados por la Comisión Nacional de Microcuencas de Guatemala. Instancia creada para contribuir con el desarrollo rural del país, mediante el enfoque de cuencas como base para la planificación de acciones para el uso de los recursos naturales.

De manera sintética, amena y de fácil comprensión da a conocer técnicas, elementos conceptuales y metodológicos. Se ha enriquecido especialmente con las experiencias de campo del Proyecto Tacaná de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza –UICN– que se desarrolla en el departamento de San Marcos y con los aportes técnicos de profesionales e instituciones que trabajan en la temática, entre ellas la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación –FAO–, la Unidad Especial de Ejecución de Desarrollo Integral de Cuencas Hidrográficas/Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –UEEDICH/MAGA–, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales –MARN–, Unidad de Recursos Hídricos y Cuencas –URHYC–, Dirección de Gestión Ambiental y Recursos Naturales –DIGARN–, Centro de Cooperación International para la Pre inversión Agrícola –CIPREDA– y el Programa Nacional de Desarrollo Rural –PRORURAL–.

Está diseñada como documento de consulta para implementar procesos participativos de desarrollo local, en los cuales se involucre directamente a las comunidades, por medio de los Consejos Comunitarios de Desarrollo –COCODE– u otras formas de organización social. Se recomienda que los usuarios y facilitadores participen en un proceso de capacitación antes de implementarla.

Estimados comunitarios, técnicos y lectores en general: les invitamos a conocer y a poner en práctica esta guía, principalmente para involucrar a las comunidades en el manejo adecuado de los recursos de la microcuenca.

Comisión Nacional de Microcuencas de Guatemala

 

Antecedentes

Sobre la Comisión Nacional de Microcuencas de Guatemala 1

En el año 2006 el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA– que ya contaba con la Unidad Especial de Ejecución de Desarrollo Integral de Cuencas Hidrográficas –UEEDICH–, tomó la iniciativa de conformar la Comisión Nacional de Microcuencas de Guatemala.

El MAGA, a través de la UEEDICH, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Unidad de Recursos Hídricos y Cuencas y la Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia –SCEP– fueron las primeras instituciones que integraron la Comisión Nacional de Microcuencas. Su fin consistía en propiciar un espacio de diálogo y propuesta sobre la problemática del uso y manejo integral de los recursos naturales en función del desarrollo productivo de la población local y sus organizaciones 2.

A partir de ese proceso se materializó la firma del Convenio de Cooperación Técnica, en el que se planteó la necesidad de impulsar un Programa Nacional de Microcuencas. Inicialmente, las tres instituciones firmantes del convenio coordinaron la ejecución de acciones en los territorios de las microcuencas. Posteriormente, se sumaron a la Comisión, el Centro de Cooperación Internacional para la Preinversión Agrícola –CIPREDA–, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza –UICN– y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación –FAO–, con el acompañamiento del Programa de Desarrollo Rural –PRORURAL– y la Consejería Agropecuaria de México para Centroamérica y el Caribe.

Del funcionamiento de la Comisión se derivan varias acciones, entre las que se pueden mencionar:

  • Diplomado Internacional en el Manejo y Rehabilitación de Microcuencas, para fortalecer capacidades en esta temática. En él se inicia la aplicación de la metodología para elaboración de Planes de Desarrollo Integral en Microcuencas –PLADIM–. Este diplomado fue desarrollado por el Fideicomiso de Riesgo Compartido –FIRCO–, de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación –SAGARPA– de México.
  • Encuentros Nacionales sobre la Gestión de Microcuencas Hidrográficas, en los que se conocieron experiencias nacionales y otras de la región (México, Honduras y Costa Rica) sobre los procesos metodológicos para abordar el tema.
  • Elaboración de una Propuesta para el Fortalecimiento de la Institucionalización de los Procesos de Manejo de Microcuencas para el Desarrollo Rural, la cual contiene una agenda de trabajo que abarca el período 2008-2011.

Finalmente, se desarrolló la presente Guía Metodológica para la Elaboración de Planes de Manejo en Microcuencas.

 

Sobre manejo integrado de cuencas en Guatemala

Durante los más recientes 30 años se han planteado varias iniciativas y esfuerzos con miras a establecer proyectos de manejo integrado de cuencas en Guatemala. A partir de los años ochenta se iniciaron algunas investigaciones y trabajos académicos tendientes a caracterizar la condición de algunas de las principales cuencas del país.

Uno de los primeros esfuerzos por promover el manejo integrado de las cuencas hidrográficas en Guatemala fue la creación de la Comisión Nacional de Manejo de Cuencas –CONAMCUEM–, iniciativa que con el apoyo de la oficina del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza –CATIE– en Guatemala, trató de vincular a múltiples instituciones gubernamentales y ONG, en una articulación e integración de visiones y trabajo para lograr un verdadero manejo integrado de cuencas en el país.

Para ordenar cronológicamente lo relativo al manejo integrado de cuencas se pueden identificar tres épocas distintas:

  • El período de finales de los años ochenta.
  • El período post-Mitch.
  • La época actual, los recientes cinco años.

En los años ochenta se formularon y ejecutaron proyectos bajo mecanismos de intervención estatal directa y principalmente con un enfoque físico-conservacionista. La visión de dichos proyectos fue sectorial y particular.

Uno de ellos tuvo gran envergadura física y financiera; fue el denominado “Manejo de los Recursos Naturales de la Cuenca Alta del Río Chixoy”, que contó con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo –BID– y cuyo objetivo fue el de reducir el azolve de la represa de dicho río y alargar su vida útil.

Durante el período post-Mitch se incorporaron, aunque débilmente, aspectos sociales y económicos con enfoque más participativo de las comunidades locales. En esta etapa se reconoció más claramente que el agua es el elemento integrador y a la vez el medio de diagnóstico más práctico para determinar el estado de conservación o deterioro de las cuencas hidrográficas en el país.

Además, hubo mejor entendimiento de las relaciones causa-efecto en las cuencas y del alto grado de vulnerabilidad ante fenómenos hidrometeorológicos de las poblaciones ubicadas dentro de esos territorios hidrográficos. Se aplicaron enfoques más integrales, multisectoriales y multidisciplinarios para enfrentar el acelerado deterioro observado en las cuencas hidrográficas de Guatemala.

La apremiante escasez de agua que en años recientes han padecido muchas regiones generó el interés por capacitar profesionales especializados en manejo de cuencas hidrográficas. Esto permitió que se fortalezca y gane espacio el concepto de manejo integrado de cuencas; asimismo, el reconocimiento de que dichos territorios son las unidades ideales para la planificación y el ordenamiento territorial con el propósito de lograr el uso sostenible de los recursos naturales.

Otras iniciativas de manejo de cuencas han sido conducidas por el MAGA (por medio del Programa de Cuencas Estratégicas MAGA/BID/CATIE) y las que se ejecutan mediante arreglos con gobiernos locales, municipales y agencias de cooperación internacional como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Proyectos Tacaná I y Tacaná II, MICUENCA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación conforma dependencias que trabajan con el enfoque de manejo de territorios bajo conceptos y métodos de manejo de cuencas hidrográficas; estas son: la Unidad de Planificación Geográfica y Gestión de Riesgo –UPGGR– y la Unidad Especial de Ejecución para el Desarrollo Integral de Cuencas Hidrográficas.

Ahora se trabaja con unidades más pequeñas: las microcuencas, que mantienen la misma coherencia hidrológica que las cuencas. Se promueve la figura administrativa de los Consejos de Microcuenca, Subcuenca y Cuenca, instancias en las cuales recae la responsabilidad de la identificación de los problemas y soluciones así como de la ejecución de los planes de manejo.

 

1 En el año 2006 se constituyó la Comisión Nacional de Microcuencas de Guatemala, constituida por instituciones gubernamentales para operativizar el Convenio de Cooperación Técnica No. 38-2006 firmado por los ministros del MAGA, MARN y el Secretario de la SCEP.

2 El marco conceptual de este enfoque se presenta en detalle en el documento “El enfoque en microcuencas” (2008), preparado por el Proyecto Tacaná.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.