4.3 Diagnóstico y análisis de resultados

Entenderemos el diagnóstico como el producto de las caracterizaciones comunitarias y técnicas en las cuales se identifican las fortalezas, debilidades, las oportunidades y amenazas que hay en el entorno.

4.3.1 Actividades de la etapa

  • Mediación pedagógica de la información basada en las categorías de un FODA (Fortalezas y Debilidades al interior de la microcuenca y Oportunidades y Amenazas en el entorno).
  • Facilitación de análisis FODA.

La priorización permitirá identificar cuáles son los recursos más relevantes. Para esto es necesario identificar aquellos que están seriamente dañados y los que se presentan como oportunidades relevantes.

La herramienta a utilizar es el análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) orientado a:

Procedimiento

Se utiliza una matriz que permita la distribución de la información tomando como base que el FODA se visualiza desde dos perspectivas:

  • Al interior de la microcuenca: fortalezas y debilidades
    Se analizan las fortalezas, es decir, los aspectos positivos de los recursos; y las debilidades, que se refieren a los aspectos en los
    cuales los recursos de la comunidad están amenazados.
  • Al exterior de la microcuenca: oportunidades y amenazas
    Se analizan las oportunidades; es decir, los aspectos positivos que están en el entorno de la microcuenca y que permitirán aprovechar los recursos para disminuir los riesgos. Se identifican las amenazas, que son las situaciones que ponen en riesgo los recursos (capitales) de la comunidad.

Luego de realizado el análisis, los participantes proceden a establecer prioridades acerca de los aspectos más relevantes de los diferentes recursos, tratando de potenciar los positivos y enfrentar o mitigar los negativos. En las tablas los aspectos priorizados se identifican con un asterisco.

El análisis realizado por los comunitarios deberá ser representado en forma gráfica. Se recomienda utilizar una maqueta, cuadros y/o matrices grandes que faciliten la visualización de los contenidos.

Maquetas

Son modelos tridimensionales de las microcuencas, realizados a escala, que representan de manera objetiva la realidad biofísica.

 

4.4 Plan de Manejo de Microcuenca -PMMC-

Los actores clave acuerdan los principales cambios que en el mediano plazo desean generar en su microcuenca; además de las grandes líneas de acción que deberán ejecutar para lograrlo. Esto se registra en un documento llamado Plan de Manejo de Microcuenca -PMMC-.

Antes de abordar las actividades de la etapa, se sugiere leer nuevamente la definición de PMMC (ir al final de la primera parte).

Las actividades comprenden el desarrollo de tres componentes mediante talleres participativos:

  • Componentes estratégicos.
  • Componentes operativos.
  • Plan de monitoreo de la microcuenca.

4.4.1 Componentes estratégicos

Esta primera parte incluye dos aspectos:

  • Desarrollo de la visión.
  • Identificación de líneas estratégicas, objetivos e indicadores.

a) Definición de objetivos estratégicos

Para cada línea o tema identificado en el paso anterior se procede a definir un objetivo estratégico que exprese los cambios que se desean lograr en dicha línea o tema. Se debe identificar quién es ese alguien (sector, organización o personas) que realizará el trabajo necesario para alcanzar ese objetivo.

Por ejemplo, si el tema es contaminación, el objetivo puede ser:

  • Comunidades y empresas de la microcuenca reducen la contaminación del ambiente causada por basura, aguas servidas y productos químicos.

Se observa que esta formulación es más clara y específica que expresar:

  • Reducir la contaminación del ambiente causada por basura, aguas servidas y productos químicos.

b) Indicadores

Finalmente, para cada objetivo estratégico se deben definir indicadores, o cosas que deben ocurrir para poder comprobar o demostrar que se alcanza el objetivo.

En el caso de los Planes de Manejo de Microcuencas los indicadores no incluyen metas cuantitativas, solamente expresan tendencias. Estas se enuncian con expresiones como: aumenta…, disminuye…, se mantiene…

Breve ejemplo para el objetivo planteado anteriormente.

4.4.2 Componentes operativos

Los proyectos son herramientas para ejecutar el Plan de Manejo de Microcuenca y se pueden desarrollar de diversas maneras. Por ello, el primer paso consiste en describir esas modalidades.

  • Modalidades de ejecución de proyectos.
  • Carteras de programas y proyectos.
  • Perfiles de proyectos.

a) Modalidades de ejecución de proyectos

Se reconocen las siguientes:

  • Familiares: se realizan en el ámbito del grupo familiar y de su finca o parcela. Por ejemplo, huertos familiares.
  • Grupos de interés: los desarrollan grupos de personas o familias que tienen un interés común. Por ejemplo, vivero forestal, actividades agroforestales.
  • Comunitaria: se realizan en toda la comunidad, o al menos, con la mayoría de las familias de la comunidad. Por ejemplo, introducción del servicio de agua potable.
  • Intercomunitaria: se desarrollan con varias comunidades. Por ejemplo,
    manejo de basura, prevención de incendios forestales.

Las relaciones intercomunitarias pueden darse a diferentes escalas:

  • Microcuenca: cuando abarcan a todas o la mayoría de las comunidades de una microcuenca.
  • Subcuenca: se consideran como tales a las 314 que están definidas en el Mapa Nacional de subcuencas del Instituto Geográfico Nacional -IGN-.
  • Cuenca: se consideran como tales a las 38 identificadas por IGN, MAGA y MARN.
  • Vertiente: incluidas en alguna de las tres vertientes del país (Pacífico, Caribe y golfo de México).
  • Nacional: abarca la totalidad o la mayoría del territorio guatemalteco.

Si bien, todas las modalidades son aceptables y se utilizan de acuerdo al tipo de intervención, en el enfoque de microcuencas se prefiere trabajar con las de nivel intercomunitario.

b) Carteras de proyectos

Para evitar que los proyectos se dispersen y sus efectos se diluyan, es necesario identificarlos, agruparlos y establecer prioridades alrededor de los objetivos estratégicos.

Los proyectos se presentan simplemente como títulos sencillos y claros de elementos concretos que se consideren necesarios para alcanzar los objetivos e indicadores.

Ejemplo:

 

Cuando se identifican los proyectos, se procede a completar una tabla sencilla de caracterización que tiene el siguiente formato.

 

a) Perfiles de proyectos

Una vez completada la cartera de proyectos, se toman los dos o tres proyectos priorizados y se prepara un perfil sencillo (una pagina máximo).

Contenido del perfil:

  • Nombre del proyecto.
  • Ubicación.
  • Participantes (comunidades, grupos, etc.).
  • Breve descripción de lo que se quiere resolver, realizar y lograr. Consiste en la justificación del proyecto.
  • Duración estimada.

Las carteras y sus perfiles son instrumentos que se usan para la identificación de fuentes de financiamiento, la preparación y negociación de proyectos.

Para proyectos comunitarios y/o de grupos de interés se sugiere el Almanario, que es una lista simple de atributos o condiciones, mientras que para desarrollar los proyectos intercomunitarios se empleará la metodología que requiera la entidad financista o cooperante. Regularmente se utiliza el marco lógico, planificación por resultados, factibilidad.

4.4.3 Plan de Monitoreo de la Microcuenca

En esta última parte, el trabajo está enfocado a desarrollar dos aspectos:

  • Monitoreo del avance o cumplimiento del Plan de Manejo.
  • Evaluación de los recursos de la microcuenca para ver el impacto del manejo.

a) Monitoreo del avance del Plan de Manejo

Está orientado a dar seguimiento a las actividades que se realizan en coordinación con el Consejo de Microcuenca; al que le corresponde ponerlo en práctica o a otras organizaciones o entidades de distinto tipo.

Para este monitoreo es necesario dar seguimiento a dos aspectos diferentes y complementarios:

  • Monitoreo de ejecución de los proyectos y actividades prioritarias.
  • Monitoreo del cumplimiento o logro de los objetivos.

i. Seguimiento o monitoreo de ejecución de los proyectos y actividades prioritarias.

Es necesario que el Consejo convoque periódicamente a los responsables o representantes de proyectos de otras organizaciones independientes de él y que actúan en la microcuenca.

Este tipo de reuniones son básicamente de carácter informativo con el fin de que el Consejo se mantenga informado y actualizado acerca de lo que se hace y se logra en su microcuenca.

ii. Monitoreo del cumplimiento o logro de los objetivos

La ejecución de proyectos no lleva necesariamente al logro de los objetivos del Plan de Manejo. Es frecuente y comprensible que en las comunidades se ejecuten proyectos simplemente porque lo promueve alguna entidad que cuenta con fondos, pero eso no implica que tal proyecto ayude a lograr los objetivos del Plan de Manejo.

El monitoreo de los dos niveles debe ser realizado por el Consejo de Microcuenca. El monitoreo de proyectos se debe realizar con bastante frecuencia (trimestral o semestral), mientras que el monitoreo de cumplimiento de objetivos puede hacerse con intervalos más prolongados: anual o dos veces durante la vida del Plan de Manejo de Microcuenca, es decir a la mitad y al final del plan de cinco años.

Para realizar y sistematizar ambos monitoreos se propone el método conocido como del semáforo. En el caso de los proyectos se anota una lista de los objetivos, indicadores y productos de cada uno. El Consejo, en su sesión, los revisa uno a uno y los califica con colores o juicios usando escalas como la siguiente:

  • Azul: Logrado o terminado.
  • Verde: Bien. Avanza como se planificó.
  • Amarillo: Tiene algunos retrasos.
  • Rojo: Tiene retrasos grandes o fue cancelado.

Ejemplo del uso de la metodología semáforo en el entorno del municipio


El uso de formatos sencillos como el que se muestra a continuación ayuda a organizar la información y a mantener un registro que en el futuro puede ser usado como referencia.

 

Para el caso del Plan de Manejo se prepara un formato similar al de arriba, pero solamente se incluyen los objetivos e indicadores identificados.

4.4.4 Actividades complementarias

Cuando los proyectos son apoyados por entidades externas es recomendable realizar otros análisis más profundos orientados a obtener las lecciones
aprendidas de las actividades exitosas y las no exitosas.

Algunas de las técnicas o acciones para esta tarea consisten en la realización de procesos de sistematización a mitad y/o fin del Plan. Se trata de revisar las lecciones aprendidas e identificar las mejores prácticas que se realizaron. Así como la promoción de procesos de reflexión comunitaria, por ejemplo, mediante un video comunitario u otras técnicas que permitan registrar las percepciones de los pobladores, sus cambios de opinión, el incremento de su conciencia y capacidades.

En todos los casos es fundamental que los resultados de estos ejercicios se compartan con las comunidades que participaron. Es importante dejar copia en la biblioteca del Consejo de Microcuenca de todos los materiales producidos.

a) Evaluación de la calidad de los recursos de la microcuenca para conocer el impacto del manejo

Además del monitoreo presentado en la sección anterior, es necesario realizar una evaluación de los recursos de la microcuenca para conocer el impacto del manejo. Esta evaluación se aplica en los siguientes términos:

  • Biofísicos: erosión de suelos, cobertura vegetal, calidad de agua, etc.
  • Socioeconómicos: estado de salud, incidencia de pobreza, etc.

La ejecución de proyectos y de un Plan de Manejo de Microcuenca no garantiza que la situación de la microcuenca y de sus pobladores haya mejorado significativamente.

El monitoreo sobre las actividades de los consejos de microcuencas e implementación de los planes de manejo idealmente debe realizarse en dos niveles.

El primero debe ser de carácter local y externo a los mismos consejos de microcuenca. Para ese propósito se esperaría que en cada región se creen organizaciones o coordinadoras interinstitucionales y multisectoriales que permitan evaluar y monitorear el grado de cumplimiento de los planes operativos anuales y la introducción de las medidas correctivas para alcanzar los resultados previstos en un período de tiempo determinado. Esto será esencial para la elaboración de recomendaciones y para orientar la toma de decisiones políticas e institucionales localmente y será una excelente retroalimentación para los consejos de microcuencas.

El segundo nivel debe ser el regional y nacional; en este caso la Comisión Nacional de Microcuencas puede desempeñar un rol sumamente importante como ente vinculador e integrador de las políticas y estrategias de trabajo en microcuencas. En ese sentido, una de las actividades prioritarias de dicha Comisión puede ser la definición de los protocolos de monitoreo y la agrupación de indicadores que permitan un monitoreo y evaluación ajustado a las condiciones específicas de cada región del país.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
.